15 ago. 2015

-Alicia 2015-

 
  
 
 
 
 
 


Acabo de terminar de leer el libro más popular de Lewis Carroll: “Alicia en el País de las Maravillas”.  Un libro de por demás intrigante; primero por las diversas películas originadas, además de las referencias de una historia de terror transformada en un cuento infantil y finalmente por todos los rumores de pedofilia señalados al autor. 

Un libro que para la época victoriana y también para ésta época; se asemeja a las películas de Hayao Miyazaki; es provocador en el uso del lenguaje a través de la lógica formal, la facilidad para la crítica de las costumbres y política de la época e innegablemente la capacidad creativa en la narración.

No pretendo hacer una especie de mal prólogo al libro, pero si ejercitar la escritura con inquietantes realidades paralelas que estamos viviendo con ésta historia y sobretodo la urgencia de pensar.

Los personajes del libro son animales, animales extintos, humanos y humanos que se convierten en animales; que tienen la suerte de convertirse en hermosos animales porque de humanos son espeluznantemente feos; todos ellos con denominadores comunes(para también practicar los términos correctos del algebra), viven en un país maravilloso donde cualquier razonamiento es innecesario de manera superficial, pero que en el fondo existe una lógica matemática aunque cueste descubrirla, donde aparentemente el tiempo se detiene en ciertos espacios y para otros espacios el tiempo se encuentra desesperadamente acelerado,  todos los personajes parecen estar locos y viven bajo el dominio de una reina de “corazones” despótica que utiliza frecuentemente la frase más temida en el país“córtenle la cabeza”.

La reina se la ve gobernando en dos escenarios: en medio del juego de croquet y en una corte de “justicia”. Ella tiene un amor  irremediable al color rojo y una relación de amor-miedo con el rey. Rey que también tiene funciones gubernamentales, el de ser simultáneamente legislador, juez, jurado, abogado y fiscal. Y por más sorprendentemente que parezca gobiernan sin el menor quejumbro de sus gobernados excéntricos (ya que ser que se osó a hacerlo termino sin cabeza y/o manso gobernado). Obviamente toda esta especie de adormecimiento y locura general es denunciada y resistida por la protagonista Alicia; una pequeña niña  con educación, costumbres, leyes y moral victoriana, asidua consumidora de unos hongos mágicos (proveídos por una oruga amante de la filosofía) que le hacen crecer y decrecer; capaz de decir lo que piensa sin temor de que le corten la cabeza. Y cuando están a punto de hacerlo todas aquellas aventuras y personajes del país maravilloso se queda en el profundo túnel  del sueño.

Sueños que te introducen a esta historia y que al salir de ella me parece que este tal Lewis Carroll es el Nostradamus de nuestras horas bolivianas.

30 dic. 2014

- Todo se transforma-

2015.Año Nuevo. Feliz.

-Buscando mujica-


La inspiración regresa cuando tienes que hacer un intercambio de regalos artesanales y de casualidad escuchas música, poniendo a prueba tus sentidos y finalmente el regalo te salió bien y es digno de ser un nuevo retorno a tus espacios abandonados.

24 abr. 2014

-Encuestas-

Hace poco me enviaron una encuesta sobre paisaje y en sí lugares en los que nuestros recuerdos están arraigados. Me pareció un buen ejercicio para calificar mi memoria viva y más que todo mi memoria sensorial, seria un buen ejercicio para todos/as así que les comparto un poco de las preguntas y respuestas:

1.             ¿Cómo describiría “la ciudad de La Paz”? ¿Cómo es la ciudad de La Paz”? ¿Qué cosas cree que son características de su paisaje?
Describiría a la ciudad de La Paz como una ciudad que se ve a sí misma y a la vez se desconoce. 

2.     ¿Cuáles cree que son los lugares más bonitos de la ciudad? ¿Por qué?
Más que lugares me gustan recorridos-trayectos. Están en mi
memoria porque los trayectos eran acompañados con pequeñas
experiencias sensoriales, que voy a tratar de describirlo para
que sea más apegado a la “realidad” como dice el cuestionario.

1)    El trayecto de Faro Murillo (La Paz) hacia la 3 de Mayo-8 de Mayo. Me gusta éste trayecto a  primera hora de la mañana cuando empiezas a ingresar a la avenida casi desolada vez como 3  o 5 quioscos azules y un sapo de piedra medio deforme rodeado de unos cuantos  borrachos, quioscos que te sirven como una especie de túnel entre sombras, miedo y misterio,  para luego ver al gran gran Illimani de frente y una luz tan deslumbrante que al caminar se va difuminando cada vez mas hasta parecer que caminas sobre las nubes.

2)    El cruce de la Avenida de Los Leones hacia la plaza 16 de Julio ( la plaza que es más conocida por la Iglesia de la Exaltación). Porque: cuando vas de la Avenida de los Leones a horas de la tarde hace tantísimo calor por el asfalto y subes como penitencia la pasarela, empiezas a escuchar el sonido del río y olerlo también, y mientras cruzas la pasarela ves esa masa de espuma blanca y  barras amarillas una tras otra que juegan con sus sombras,  al finalizar la pasarela ves un sauce llorón a un costado del embovedado, tan verde y reluciente y la luz que lo penetra resaltando aún más el verde, es casi una escena romántica entre el sauce, el río poco embellecido y la sombra. Termina esa escena y  vas hacia la plaza a través de un camino de piedra poco transitable, recorriendo embajadas y multifamiliares que parecieran ser de la URSS y al llegar a la plaza te transportas a otra época de la ciudad, es más pareciera otra ciudad (mas europea que de otra región) y entre haciendas, verde, niños/as con uniforme  jugando, y algo de glamour porteño.

3) Calle 8, Barrio Cuarto Centenario-Villa Nueva Potosí- Cotahuma. Es una angosta calle con una larga gradería que es coronada con un gran árbol que cubre con sombras todo el ancho de la calle, cuenta con una construcción un tanto peculiar por el color, las molduras y la puerta de madera antigua.

4)Cerro Chicani aunque no lo conozco por haber estado físicamente en el lugar, tengo una narración de una persona que estuvo ahí. Sólo se llega caminando, es uno de los pocos cerros verdes que quedan y que se ven casi desde cualquier otro lugar. Con caballos y vacas salvajes, al subir la pendiente es tan empinada que puedes besar la tierra.

3.     ¿Qué cosas diría usted a los responsables (los que sean) que deberían cambiar o arreglar porque están muy feas?

A la gente que vive en los lugares:
“si usted no limpia, no ensucie”.
Sólo se necesita una vivienda.
Limpie su casa y su acera.
Parques, plazas, espacios públicos, calles, etc. es de usted y es reflejo de cómo vive.
Deje de quejarse y actúe maldita sea!!
El asfalto no es bendición de Dios.

A las autoridades, GAMLP_EPSAS_YPFB:
La vida si importa y no sola la humana.
Los ríos no son alcantarillados.
El asfalto no es progreso.
Más obras no es progreso, ni mejor gestión.
Vaya a su casa y disfrute la vida.












Y aquí les dejo todas las preguntas de la encuesta, si les interesa responderla o simplemente echarle un vistazo:


  1. Cómo describiría “la ciudad de La Paz”? ¿Cómo es la ciudad de La Paz”? ¿Qué cosas cree que son características de su paisaje?


2.     ¿Cuáles cree que son los lugares más bonitos de la ciudad? ¿Por qué?

3.     ¿Cuáles son los lugares más feos? ¿Por qué?

4.     ¿Conoce algunas cosas concretas que sean especialmente bonitas? (una casa, algún árbol, construcciones, cualquier otro elemento destacado, natural o no)

5.     ¿Podría citar algunas cosas concretas que le parezcan feas? (algún edificio, algún terreno, construcciones)

6.     ¿A qué lugar le gusta ir de cuando en cuando? ¿Para hacer qué?

7.     ¿Qué cree que distingue  a la ciudad de La Paz (visualmente, por su aspecto) de otras zonas cercanas?

8.     ¿Qué ha cambiado últimamente (en el paisaje) en la ciudad? ¿Qué cosas están ahora más bonitas? ¿Cuáles están más feas?

9.     ¿Qué cosas diría usted que no se deberían cambiar ni destruir nunca?

10.  ¿Qué cosas diría usted a los responsables (los que sean) que deberían cambiar o arreglar porque están muy feas? 


 

12 mar. 2014

-Bajo la misma lona-


Serie dedicada aquellas espacialidades sobrepuestas, caóticas, donde objetos y/o seres mas inesperados conviven y sobreviven, en medio de una neblina de tierra permanente y el calor emergiendo y sumergiendo la esperanza de un orden desconocido, bajo una misma lona: Mallasa.








20 feb. 2014

-Oxi.darnos-


En ese afán de desaburrirnos y no “oxidarnos” en un mundo burocrático y nimiedades de poder, llegamos a proponer unos ejercicios perceptivos de la ciudad de La Paz, con mis compañeros de chat del trabajo. El ejercicio propuesto fue sacar 3 fotografías a objetos de nuestras habitaciones que nos representan La Paz, y éstas son mis fotos en orden de captura:

1.- Es la foto de la foto que Holiver tomo después de haber escalado por alrededor de 2 horas y haber cargado en sus espaldas 50kg de yeso para grafitear en el inmenso lienzo verde, poco después su punto blanco desapareció. Tomó esta fotografía al llegar la cima y se dio cuenta que existía algunas vacas y caballos libres. Más allá de la anécdota que me conto, es lo que es y fue La Paz, contenedor de pequeños y maravillosos paraísos, que no lo encuentra un simple mortal, salvo los mortales que sacrifican su estado de mortalidad para transformase en retadores de pendientes y cansancios.
2.- Fotografía tomada a un montón de cámaras, en la base la cámara fotográfica Kodak  de mi abuelo, un flash memory, un chisguete, y una cámara de yeso de las alasitas. Aquí entendí La Paz un mix de objetos que aparentan y que no, que son truchos y que no, que son herencias y que no.

3.- En la fotografía mi humanidad frente al espejo con la palabra “amor” frente mío. No lo necesito explicar.